miércoles, 18 de febrero de 2009

Flashback

Llegan momentos en la vida en que es inevitable hacer balance. Creo que estoy en uno de ellos. Acabo de cumplir 25 años, un cuarto de siglo, y con suerte habré consumido ya un tercio de mi vida. Por eso, quizá es el momento de mirar atrás y ver cómo éramos hace tiempo. Nieves, una amiga que casualmente trabaja conmigo, me animó sin querer a dar el paso. Lo he decidido, lo voy a hacer. Después de todo, este es mi blog, y no está de más conocer sus verdaderos orígenes. Empecé a escribir cuando tenía 13 años, y entonces intentaba hacer algunos poemas decentes. No voy a juzgar si eran buenos o no, eso está en vuestra mano. Me he decidido a publicar en el blog algunos de ellos, de vez en cuando. Eso sí, no esperéis una métrica medida, ni siquiera un estilo propio ni una corrección... Al fin y al cabo, tienen el estilo de un chaval de 15 años... Los publico tal y como los escribí, rescatados de un pequeño cuaderno que llevo siempre conmigo, incluso pondré la dedicatoria que llevaron en su día, por si entras y los lees, y recuerdas que eran para ti...

LLANTO

Hoy reniego del mundo,
hoy mi soledad, carcelera altiva
pierde mi alma en cada segundo,
daña mi corazón, meditabundo,
como un velero a la deriva

he perdido cuanto tenía,
todo lo que en esta vida ansiaba,
perdí su sinceridad, su alegría,
todo se va con su compañía,
todo lo que fuertemente aferraba

y aun así mi corazón con paciencia
recuerda tu rostro con penura
mide mi alma su inconsciencia,
paga con gritos las consecuencias,
desgarrados reflejos de bravura

sordo estampido, grito sonoro,
daña un reflejo de mi memoria,
miro tu foto, tu amor imploro,
repito tu nombre como un loro,
deshago los nudos de nuestra historia

lloro con fuerza, amor mío,
lloro, y mi esperanza diezmo,
por volver a sentir tu tacto frío,
por notar tu cuerpo junto al mío
lloro, lloro y duermo...


Para C, 1999

6 comentarios:

dudo dijo...

Hala, qué valiente...
Yo no lo sé porque no te conozco (aunque ésto de intennés nos haga tener la ilusión de que sí), pero lo que percibo es sensibilidad, ternura, consciencia de lo que uno siente... y eso, a los trece años, es mucho. Muchísimo.
Y es un gusto descubrirte, y descubrir que tenemos más cosas en común que la necesidad ésta compulsiva de escribir para que no se nos pudran las letras en los dedos...

Nieves dijo...

Lo leo y no me parecen poemas de un niño de trece años, no por la sensibilidad que demuestran sino por la forma de expresarlá. Vuelvo a decirte, como en otras ocasiones, que tienes una forma de ser muy especial y es un gusto leer lo que escribías entonces y tu evolución. Enhorabuena

dudo dijo...

mira qué casualidad:
http://gloriamarvi.blogspot.com/2008/11/poesia-nuestra.html
Gloria también tuvo valor para colgar, hace muy poco, poesías de su adolescencia...
Caramba, y así de paso pongo en contacto a dos escritores...
jijijiji.

gloria dijo...

Lo tuyo es talento y no lo mío, sí señor. Y con 15 años...
Tengo que dar una vuelta más despacio por este blog porque espero que no hayas abandonado el verso, por favor dime que no...
Cómo me alegro de que Dudo me haya traído aquí, porque me encanta!!
Un verdadero placer descubrir este cuerpo latiente
(y por cierto, felicidades por tus 25)
Besos.

gloria dijo...

LATENTE no latiente

(acabo de llegar y ya estoy haciendo de las mías!! ya me irás conociendo, si no te importa que venga a menudo, y descubrirás que soy el despiste en persona)

I. Ballestero dijo...

Cómo que lo tuyo no es talento? he leído el poema que has publicado y casi quito el mío del blog!! bienvenida a mi blog, pero te dejo entrar siempre y cuando me permitas ser asiduo del tuyo, ok? un placer conocerte, y leerte!

Besos